Bendecir

Bendecirte y bendecir a quienes amas es una buena práctica que te ayudará a estar en una actitud positiva ante la vida, a dejar atrás el miedo y ponerte en la actitud del agradecimiento. No olvides bendecir lo que eres y lo que tienes desde lo más profundo de tu corazón. Bendice sobre todo la abundancia de amor que tienes para dar y que también recibes de tus seres queridos y de tus guías espirituales.

Dedica unos minutos de tu día a sentir el amor en tu corazón y la dicha te embargará, entonces ya no tendrás miedo a no tener con que alimentarte o con qué pagar la luz. ¿No ves cómo Dios cada día cuida de los animales? ellos no van a comprar al supermercado, tampoco tienen miedo a la lluvia o al calor. ¿Acaso crees que Él te dejará de su mano bondadosa?

Bendice tu cuerpo y tu espíritu, bendice a tus guías y a tu familia, bendice el sol que te saluda por las mañanas y a las estrellas que te sonríen cada noche. Bendice a quienes se crucen en tu camino sean amigos o enemigos que vienen a enseñarte algo que tu no verías si ellos no estuvieran ahí.

Bendice cada átomo de tu cuerpo, cada cabello, cada parte de tu ser, bendice que cada mañana te despiertas y tienes mil oportunidades de ser feliz. Bendice cada segundo pues es un tiempo que se te regala para que aprendas a ser mejor persona. No lo olvides, pues de este modo cada día será único y especial. Que Dios te Bendiga, que así sea.

Bendigo el lugar donde nací
Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.